Previous Story

Slow fashion September 06, 2019

Next Story

Slow fashion September 06, 2019

¿Sabías que el cambio climático empeora los huracanes?

Mientras el huracán Dorian sigue arrasando la costa este de EEUU –provocando muertes y daños materiales a todo lo que ha encontrado en su camino–, en ES fascinante nos parece fundamental explicar qué son exactamente estos fenómenos, cuáles son sus causas y si se pueden evitar de alguna forma.

Sí. En la redacción de ES fascinante estamos desolados con todo el daño que ha provocado el huracán Dorian esta semana. Como todos sabemos, a día de hoy sigue teniendo un potencial de destrucción enorme. En las islas Bahamas dejó este domingo cinco muertos e incalculables daños materiales. Tras permanecer casi 24 horas "estacionado" en ese archipiélago, este martes empezó a desplazarse nuevamente rumbo a Florida. ¡Este desastre natural nos tiene en vilo! Por eso, os lanzamos la pregunta: ¿Qué es un huracán? ¿Lo sabes?

Los huracanes son el tipo de tormenta más violenta que ocurre en la Tierra. El nombre científico para este tipo de fenómeno es ciclón tropical y –dependiendo de donde éste tenga lugar– se les denomina de forma diferente. Se habla de huracán en el Atlántico Norte y el Pacífico Noreste, de tifón en el océano Pacífico Noroeste, y de ciclón en el océano Pacífico Sur y el océano Índico.

¿Cómo se forma? Los ciclones tropicales son como motores que utilizan el aire caliente y húmedo como combustible. Por esta razón, se forman solamente en zonas donde el agua del océano está cálida. De hecho, los ciclones tropicales se originan normalmente en las regiones tropicales donde el agua del océano tiene una temperatura de, al menos, 26 ºC.

Lo que sucede es que el aire más caliente se mueve hacia arriba, alejándose de la superficie del océano. Este fenómeno causa una disminución de la presión del aire cerca de la superficie o, dicho de otra forma, se crea un área de menor presión cerca del océano. El aire de zonas cercanas que tiene una presión mayor se mueve hacia esta zona de “baja presión”, luego se calienta y se levanta también hacia arriba. Este ciclo sigue, mientras el aire de más arriba se refresca y se transforma en nubes. Este sistema de nubes, alimentado por el calor del mar y el agua que se evapora de la superficie, empieza a girar y a crecer. 

Dependiendo de la velocidad a la que los ciclones se mueven, se pueden dividir en 5 categorías –según la escala Saffir Simpson– donde la categoría 1 es la menos impactante y la 5 la más peligrosa y catastrófica. ¿Sabes qué categoría es el huracán Dorian? ¡Categoría 2! ¡Es muy, muy peligroso! 

Pero la pregunta que más nos preocupa en el equipo es: ¿Qué relación tiene el cambio climático con los huracanes? Hablando de huracanes, entre 1924 y 2017 ha habido 33 huracanes de categoría 5. Once de este tipo han ocurrido en los últimos 14 años. ¡En pleno auge del cambio climático!  

En la comunidad científica hay algunos desacuerdos sobre si el cambio climático provocará el aumento o la disminución del número total de huracanes a nivel global. Pero, por lo que concierne a los impactos producidos, no hay ninguna duda: las temperaturas más altas de los océanos y la subida del nivel de los mares juegan un papel muy importante. De hecho, como ya se ha dicho anteriormente en nuestros posts, el agua cálida es el motor que acciona el proceso de los huracanes. Dado el cambio climático y el aumento de las temperaturas de los océanos, cuanto más caliente esté el agua, más posibilidad hay de que se intensifique la velocidad del viento de los ciclones tropicales. 

El cambio climático, entonces, sí es responsable del empeoramiento de los impactos producidos por los huracanes.

Lectoras fascinantes, ¡ha llegado el momento de empezar a hacer algo! Ya no es solamente para conservar el medio ambiente, sino también para nuestra propia seguridad: el cambio climático es sinónimo de aumento de los ciclones tropicales de intensidad alta, lo que comporta que haya más probabilidad de que estos fenómenos destruyan violentamente todo lo que encuentren.

¡Cuídate! ¡Toma partida de todo esto! ¡Recicla! ¡Colabora! Consume menos carne y, por supuesto: ¡únete al movimiento de moda lenta española! 

Redacción: Ana Hernández Sarriá

Share: