Previous Story

December 10, 2018

Next Story

December 10, 2018

Los acantilados de Euskadi más fascinantes

Los acantilados de Euskadi se han convertido en todo un atractivo turístico en sí mismos. La orografía de la zona otorga al viajero multitud de lugares desde donde observar  el mar Cantábrico. Además, hay muchas rutas que bordean la costa, perfectas para quemar las calorías después de una de esas comilonas que no pueden faltar es esta tierra. ¿Nos acompañas a descubrir las mejores vistas?

Kobaron

Los acantilados de Euskadi de Kobaron se encuentran a un paso del límite con Cantabria. Cuentan con un bonito camino llamado Itsas Lur que une los diferentes pueblos de este rincón de Bizkaia. Es muy recomendable el camino desde Kobaron a Pobeña, ya que acaba en la Ermita de Nuestra Señora del Socorro y en la punta del Castillo Viejo. Bastante accesibles en coche, dan una perfecta imagen de la costa Vizcaína.

Punta Galea

Estos acantilados de Euskadi tienen un nombre muy acertado ya  que "galé" es acantilado en Francés. Se puede dejar el coche en el aparcamiento del Fuerte de la Galea, una antigua construcción militar abandonada del siglo XVIII. Desde allí se puede ver la desembocadura del Nervión y el puerto de Bilbao. Si se continúa la ruta que bordea la costa se llega hasta el faro. Posteriormente se alcanza Punta Galea. Si el tiempo lo permite, desde allí se puede divisar Castro Urdiales, de la bella y vecina Cantabria.

San Juan de Gaztelugatxe

Este insólito y bellísimo lugar de peregrinaciones y antiguas luchas, está situado en lo alto de un imponente montículo que se alza mar adentro en las proximidades de la localidad de Bermeo. Coronado con una ermita del mismo nombre, el recorrido hasta ella y la consecuente bajada puede llevarnos de 2 a 3 horas. Aemás se requiere buena forma física, pues hay algunos desniveles importantes. Entre los acantilados de Euskadi, tal vez San Juan de Gaztelugatxe se lleva la palma como lugar archiconocido por ser Rocadragón en "Juego de Tronos"

Mirador Virgen de Itziar

Ahora nos vamos hasta el mirador Virgen de Itziar, considerado uno de los acantilados de Euskadi más bellos. A un paso de Zumaia se encuentra la cala de Sakoneta, aunque no es la playa sino el camino que surge a sus lados lo que nos llama la atención. Durante el paseo se puede contemplar el fenómeno geológico del Flysch. Aparcar el coche en el mirador es la mejor idea. Desde allí. las vistas son , sencillamente, increíbles.

Ermita de San Telmo

También en Zumaia y sobre otro de los acantilados de Euskadi destacamos la Ermita de San Telmo, porque allí se rodaron las escenas finales de la célebre película "ocho apellidos vascos". Bajo ella se encuentra la playa de Itzurun, y desde lo alto se pueden ver unas magníficas vistas de los flysch y de la costa vasca. Las primeras referencias escritas sobre esta ermita datan de 1540. En el siglo XVII fue sede de la cofradía de mareantes de San Telmo.

El Ratón de Getaria

Entre los acantilados de Euskadi, el Ratón de Getaria, también llamado Monte San Antón, constituye un parque natural en un entorno privilegiado. La ascensión al monte es una excursión muy sencilla y para todo tipo de públicos; y aunque las rampas tienen un desnivel importante, en menos de media hora se puede llegar a la cima. Desde lo alto podemos disfrutar de unas espectaculares vistas a gran parte de la costa vasca y a localidades cercanas como Zarautz. Además, hay un faro desde el que antiguamente se observaban las ballenas, ya que Getaria fue durante siglos un pueblo ballenero. Hasta el siglo XV fue una isla, pero quedó unida al pueblo a través de un brazo o istmo artificial.

 

 

Conoce más sobre España en : https://bit.ly/2QQzdJ1

Share: