Previous Story

Artistas fascinantes June 04, 2019

Next Story

Artistas fascinantes June 04, 2019

Entrevista a Carmen Remírez de Ganuza, periodista y escritora

Carmen Remírez de Ganuza nos abre las puertas de su casa para hablarnos de la publicación de su primer libro: "Leonor: el futuro condicionado de la monarquía". Una entrevista donde descubrimos la profesión del periodismo desde la perspectiva más humana y personal.

Cuéntanos un poco quién eres, háblanos de la profesión, del periodismo. Cómo iniciaste tu carrera. 

Creo que para hablar de mis inicios, lo primero que tengo que decir es que soy una persona de raíces. Soy de Tudela, de un pueblo de Navarra, eso ya imprime carácter. El carácter navarro perdura para siempre (risas). Me considero una chica de pueblo que ha tenido la suerte de ver mucho mundo. Más mundo del que nunca creyó que vería. Los años de mi infancia los pasé en Tudela, y con 17 años me mudé a Pamplona que para mí, en aquella época, fue como cruzar el charco.  Allí fue donde aprendí que me gustaba el periodismo. Al principio lo intuía, pero no fue hasta que llegué a Pamplona cuando me di cuenta de que era lo que realmente me encantaba. La profesión de mi vida. Empezaron así los mejores años de mi vida, que continuaron cuando llegué a vivir a Madrid.  No solo porque era una época maravillosa, los 80, con La Movida. Si no porque Madrid, era una ciudad en la que pasaba de todo. Una ciudad muy alegre y llena de oportunidades laborales. Empecé a buscarme la vida, y poco a poco entré en una agencia, en una revista y en periódicos, hasta que conseguí mi primer contrato. Pero tengo que decir que lo más bonito que he hecho en mi vida, aunque estoy muy orgullosa de mi profesión, ha sido crear una familia. A día de hoy, es de lo que más me enorgullezco.

 

 

Una anécdota que quieras resaltar.

Al principio en el periodismo, cuando eres un poco más joven. Te sientes súper pérdida. De hecho yo en mis primeras entrevistas a veces no sabía muy bien incluso quién era la persona a la que iba a entrevistar. Pero lo más importante es precisamente eso. No dejar que el miedo se apodere de ti nunca, y decir siempre que sí  a todo.

Una anécdota que puedo resaltar es cuando entrevisté a Manuel Fraga, que se me ocurrió preguntarle si no se sentía un poco mayor para gobernar. Y para demostrarme que estaba en plena forma, me invitó a pasar unos días en su barco e ir a pescar. Yo me mareaba muchísimo en los barcos, pero me planté allí, e hice una de las entrevistas más interesantes de toda mi vida.

 

 

¿Ha cambiado el periodismo?

Muchísimo. Sobre todo porque antes, lo que más importaba y lo que más valoraban de los periodistas, era la fuente de información, lo potente que fuera el artículo, la veracidad de la noticia. El valor de la misma. Lo que importaba era el emisor. Y ahora, es al contrario, con las redes sociales todo ha cambiado. Lo importante ahora, no es el emisor, si no el receptor. El número de seguidores que tengas es lo que parece que te hace importante. Parece no importar ya la calidad de la información, si no el número de receptores.

 

¿Qué es lo mejor de tu profesión? 

Lo mejor de mi profesión es ser testigo de las cosas importantes que pasan en la historia. Piensa que a lo largo de una carrera, que dura más o menos 20/30 años, estar en primera línea ante toda la información, es maravilloso. Vives los grandes acontecimientos, conoces a la gente que piensa, a la gente que actúa, estás cerca de los verdaderos protagonistas.

 

¿Lo peor de tu profesión? 

Las jornadas de trabajo. Los horarios interminables. Se vive para la profesión, es muy sacrificado, y es muy difícil desconectar. Tú crees que estás descansando o echándote la siesta, pero en realidad estás en el iPad mirando qué ha publicado la competencia, más noticias etc.

 

 

¿Qué consejo les darías a los jóvenes que quieren estudiar periodismo y saben que es un mundo muy difícil y sacrificado? 

Que no les absorba todo el tiempo. Que hay que sacar tiempo también para construir una familia. Y que no se rindan nunca. Que con el esfuerzo todo llega. Que quien persiste, gana. Que no digan nunca que no. Que digan que sí a todo. Serán experiencias seguro.

 

La persona que más te ha impactado conocer. 

Pues tengo muchas, pero quizás Fidel Castro. Una vez en su paso por Madrid, dio una entrevista en Barajas. Era un señor que irradiaba poder. Imponente. Me gustó muchísimo conocerle. O también el papa Juan Pablo Segundo en la jornada de las juventudes en Madrid. Ese encuentro fue todo emoción, una conexión con muchísima gente joven en el Santiago Bernabéu. Precioso. Estar delante de gente así, tan inteligente, creo que te educa. Estar con ellos te forma. 

El Rey por ejemplo, que quiso despedirse de mí cuando dejé el periódico. Llamó a la redacción para dedicarme unas palabras de despedida y eso, te hace darte cuenta de que el periodismo también son relaciones humanas.

 

¿Hay algo de lo que te arrepientas referente a tu profesión? 

Sí. No haberme adaptado a las redes sociales. Las desprecié. Las desprecié porque considero que son enemigas del periodismo. Porque no tienen filtro. Porque todo vale. Porque nadie selecciona. No hay credibilidad, ni fiabilidad. Yo pertenezco a la generación del verdadero periódico.  Que ordena la información, que la certifica, y que les dice a los lectores lo que es verdad y lo que no. Y a mí, la selva de las redes sociales no me gusta porque me parece muy peligrosa.

 

 

¿Cómo nació la idea de escribir tu primer libro?

De una manera muy natural. Fue un paso de estar en la maquinaría del periodismo, absolutamente consumida por los horarios, y de repente, por circunstancias, me jubilé, tenía tiempo y pensé, este es el momento de dedicarme a lo que me gusta a hacer. A lo que sé hacer.

Elegí la Monarquía como tema porque me sorprende que siendo una institución que convive con la historia de España desde hace tanto tiempo, tenga esa falta de conocimiento entre la mayoría de los españoles. ¿Cómo es posible que no haya información sobre la casa real? ¿que no esté la monarquía en los planes de estudio? Yo vi que existía este hueco cultural en el que yo podía contarles a los españoles el contexto de la monarquía, por qué Leonor una niña de 13 años, se iba a convertir en nuestra reina dentro de muy poco. Me parecía un tema muy interesante que debía dar a conocer.

 

 Tienes pensado escribir otro libro. Si es así, ¿Nos puedes adelantar algo? 

Adelantar nunca. Eso ni hablar (risas). Empecé hace unos meses. Lo que quiero hacer es una novela. Quiero cambiar de registro y hacer una novela. Pero es muy difícil porque no tengo mucha imaginación. Soy periodista y he aprendido a escribir sobre hechos reales. Por eso me resulta mucho más difícil.

 

Si tuvieras que cenar con tres personas en el mundo entero. (No importa si han fallecido o no) por ejemplo, Teresa de Calcuta, Obama, y Rafaela Carrá. ¿Con quién cenarías y por qué? ¿Qué les preguntarías? 

Cenaría con Jesús, Jesús de Nazaret, el Jesús hombre. Porque representa el amor, que es lo más importante del ser humano, más que la inteligencia. Después Hillary Clinton. Me parece una mujer interesantísima, una mujer inteligente que ha tenido que competir con gente muy poderosa, empezando por su marido, después Trump. Tiene un coco que admiro y sobretodo ha defendido muy bien siempre los derechos de la mujer. Me encantaría conocerla. Y luego, pues Paul Newman, el icono de la belleza, del varonismo y de la sensualidad.

 

¿Qué representa para ti la moda española? 

 Calidad. Buen gusto. Me ofrece fiabilidad.

 

 

Las preguntas rápidas de lo primero que se te pase por la cabeza:

-      Una persona: Mi nieta Natalia recién nacida.

-      Un libro que siempre recomiendes. Momentos estelares.

-      Un libro que te hubiera gustado haber escrito a ti. “La sociedad literaria del pastel de piel de patata”. Es precioso.

-      ¿Qué libro estás leyendo ahora mismo? “La siembra y la cosecha” en francés.

-      ¿Cuál fue el último libro que leíste? “El tiempo es lo único que no vuelve.” De mí ahijada Ana

-      Un color. Verde.

-      Un animal. Guepardo.

-      Un diseñador internacional. Chanel.

-      Un diseñador español. Joseph Font.

-      Una prenda que nunca falte en tu armario. Un pañuelo de seda.

-      Una prenda que jamás llevarías. Bailarinas.

-      La pieza más vieja que podemos encontrar en tu armario. ¿Qué es? Un camisón precioso de seda de mi madre.

-      Un accesorio que jamás llevarías. Gafas de sol enormes y psicodélicas.

-      Un museo del mundo. El Prado.

-      Una obra de teatro. La historia de Adán y Eva. Es una obra antigua. Se me quedó grabada.

-      Un actor o actriz. Miguel Solá. Buenísimo.

-      Una fobia. El desorden.

-      Un sitio para perderte. África.

-      Un viaje que has hecho y que te ha marcado. Tierra Santa.

-      Un viaje que sueñas con hacer. Egipto.

-      Un placer inconfesable. La telenovela. (Risas)

-      Un restaurante. El pescador.

-      Un idioma que te gustaría hablar. El inglés bien hablado.

-      El mejor invento de la historia. La luz eléctrica.

-      Una flor. Las gerberas naranjas.

-      ¿Qué es lo que más te gusta de ti? La lealtad.

-      ¿Qué es lo que menos te gusta de ti? La falta de memoria.

-      ¿Qué es en lo primero que te fijas cuando conoces a alguien? La inteligencia.

-      Un consejo que darías a tus hijos sobre este mundo de las redes sociales. Que no se les ocurra poner un tuit hasta que tengan 18 años. Que no dejes huella hasta saber quién eres.

-      Una palabra. Equilibrio.

-      Una despedida. Hasta siempre.

 

Share: