Previous Story

Slow fashion January 24, 2020

Next Story

Slow fashion January 24, 2020

El Abecedario fascinante de la moda lenta Cap IV

Hoy, en nuestra sección Slow Fashion de cada viernes, os seguimos enseñando conceptos y vocabulario específico del maravilloso terreno al que nos dedicamos: La moda lenta.

En el post de hoy, hemos decidido centrarnos en dos materiales que fueron, durante mucho tiempo, los materiales más contaminantes del mundo de la moda. Hablamos del Nylon y del Poliéster. Y de sus opciones recicladas de este siglo XXI.

Nylon (reciclado): Una de las ventajas que tenía el nylon (y que era a la vez su principal desventaja) era su resistencia a la corrosión ambiental. Es decir, el nylon es un material no biodegradable, puede llegar a tardar más 500 años en ser absorbido por la naturaleza y algunas de las productos químicos que deja a su paso son extremadamente contaminantes.

Este problema se da no sólo con el nylon sino con la gran mayoría de plásticos; de ahí la necesidad de su reciclado. ¿Qué han empezado a hacer numerosas empresas como por ejemplo Prada desde hace más de cinco años? Utilizar nylon reciclado.

El reciclado de residuos plásticos mecánicamente presenta numerosas ventajas respecto al reciclado químico: la sencillez del proceso, la inversión relativamente baja, y la falta de productos químicos peligrosos en el proceso. En concreto, los beneficios del nylon reciclado son el hecho de que no se usa petróleo para su fabricación, requiere menos energía, su procesamiento emite menos CO2 que la producción de nylon virgen, se disminuyen las emisiones por incineración y puede ser reciclado de nuevo al final de su vida útil.

Poliéster (reciclado): Al igual que el nylon, el poliéster es un producto derivado del petróleo con un fuerte procesado y un importante impacto ambiental. Sin embargo, la técnica ha avanzado lo suficiente como para poder crear poliéster a partir del reciclaje de otros plásticos, por ejemplo, el de botellas.

El poliéster reciclado usa un 75% menos de petróleo que el virgen y para su producción, además de consumir menos energía y emitir menos gases, ayuda a reducir los residuos plásticos de envases generados, (al re-aprovechar botellas de plástico y materiales industriales que una vez fundidos se re-procesan para crear la fibra textil de poliéster.)

Otros beneficios del poliéster reciclado son el minimizar la dependencia al petróleo, disminuir los residuos reduciendo así las emisiones tóxicas de los incineradores, ayudar a promover nuevos flujos de materiales reciclados, y evitar efectos dañinos en el medio ambiente.

Las características del poliéster reciclado son las mismas que las del poliéster virgen: es impermeable, flexible y con una larga resistencia al desgaste y las altas temperaturas. Como en el caso del nylon, cada vez viene siendo más usual que grandes marcas usen poliéster reciclado para sus colecciones. Y es muy alentador saber que poco a poco el ser humano esta creando alternativas para cuidar el medio ambiente. :) 

No olvides leer nuestra sección Slow Fashion del Magazine para conocer más conceptos del abecedario sostenible de la moda lenta. ¡Todos los viernes!

 

Share: