¿Conoces la historia de los abanicos? ¡Te la contamos!

¿Conoces la historia de los abanicos? ¡Te la contamos!

En el cuadro costumbrista de John Bagnold Burgess «El vendedor de abanicos», se muestra a un comerciante ambulante paseando por una ciudad española con una cesta llena de abanicos. Pero el abanico, al que España ha dado tanto significado e importancia, no nació en la Península Ibérica.

Abanico I. Elena Benarroch.

Utensilio manual para refrescarse, fue inicialmente concebido en el Antiguo Egipto como una especie de ventilador que consistía en un juego de plumas atadas a un largo palo. Con este artilugio los sirvientes abanicaban exclusivamente al faraón y su familia, ya que por aquel entonces el abanico era de uso restringido y símbolo de altísima posición social. Con las mismas connotaciones y diseño, pasó al Imperio Romano.

Abanico II. Elena Benarroch.

Con un nombre que proviene del latín vannus, la historia del abanico plegable con varillas se remonta a hace tan solo 5 siglos. Se estima que entorno al siglo XV el abanico llegó a China desde Corea. Y desde allí los aventureros europeos lo trajeron a España, Italia y Portugal. Catalina de Médicis lo llevó a Francia al convertirse en reina y allí se hicieron parte indispensable del atuendo femenino, fabricándose con piedras preciosas, seda, cristal y marfil.

Abanico III. Elena Benarroch. 

En la actualidad es considerado un complemento de moda que únicamente se utiliza en días de temperaturas altas. Pero no nos engañemos, ya son muchas las celebrities que lo utilicen en cualquier temporada del año. Aportan el toque sofisticado y elegante que necesitan. ¡Son un complemento precioso y muy Slow Fashion!

Descubre otros productos de Elena Benarroch.