Previous Story

Me caso este año May 12, 2019

Next Story

Me caso este año May 12, 2019

Errores que no quiero cometer como novia.

Mi madre siempre habla de los errores básicos que cometieron muchas de sus amigas como novias: Marcas antiestéticas de un mal bronceado, un color de labios que no nos termina de convencer, un maquillaje que borra nuestra belleza natural, una manicura tímida o una peluquera tozuda que obliga, a escasas horas del enlace, a modificar el look desde casa. Toda rosa tiene espinas y toda boda tiene sus inconvenientes, y más cuando hablamos de belleza y de resultados, la mayoría de las veces, incontrolables.

¿La clave para evitar estos inconvenientes? Conocerlos de primera mano con experiencias reales de novias que en su día cometieron o evitaron a tiempo un error que todavía recuerdan en el día de su boda. Manicura, peluquería, maquillaje, tratamientos corporales... La experiencia nos dice que pensárselo dos veces y conocer el resultado de otras vivencias es la mejor solución.

Para materializar un decálogo de riesgos que toda novia debería conocer, le preguntamos a 10 mujeres amigas y del equipo fascinante el error que cometieron en su boda o del que afortunadamente lograron escapar a tiempo. Estas son sus historias.

"Estuve a punto de cometer un error garrafal. Quise cortarme el pelo una semana antes de mi boda para “sanear”. Al final no lo hice, ya que cualquier cambio en el pelo poco antes de un evento así puede resultar catastrófico", Sin duda, cualquier cambio que conlleve riesgo para nuestra imagen, cuanto más lejano a la fecha del enlace mejor.

"Me pasé toda la mañana en la peluquería escoltada por mi madre, que quería una novia "muy guapa". Al llegar a casa, fui directa al cuarto de baño y me quité el maquillaje y el recogido. Era verano, estaba morenita, era mil veces mejor ser natural. Lo importante en ese día es ser tú y no disfrazarte.  

"En el centro de belleza me convencieron de que la manicura tenía que hacérmela el mismo día de la boda por la mañana para que me quedara perfecta, así que mientras me peinaban empezaron con las uñas. Yo quería una manicura francesa, pero se pasaron muchísimo limando, así que cuando me pintaron “la rayita blanca”, me quedaba justo en medio de la uña. Me quedaron unas manos que parecía que me había estado mordiendo las uñas toda la noche como una histérica... Cuando llegué a casa, y después de consultar a mi madre, hermanas y toda la familia femenina que pillé por allí, me limpié las uñas y me puse un brillo transparente". Nunca dejéis la manicura para el mismo día de la boda.

"En mi caso no hubo error, o eso creo. Afortunadamente, un par de meses antes de mi boda, en un viaje a Nueva York con una gran firma cosmética nos invitaron a maquillarnos con sus profesionales. Tras una hora entre pinceles, sombras y correctores, y ante mi gran estupor, me di cuenta de que, aunque no había ni la más mínima imperfección en mi rostro, ¡No era yo! En ese momento, decidí que me maquillaría yo misma el día de mi boda. Y así lo hice. El resultado fue mucho más convincente. Sólo tuve que adaptar los trucos y consejos que me habían enseñado los maquilladores que por mi trabajo había conocido y entrevistado durante esos años a mi gusto y personalidad. Y funcionó. No era el maquillaje perfecto, pero no iba disfrazada", "también maquillé a mi hermana en su boda".

Redacción: Ana Hernández Sarriá.

Share: