Previous Story

Slow beauty August 22, 2019

Next Story

Slow beauty August 22, 2019

¡Alerta tendencia! - la vuelta del maquillaje "sun-kissed"

Justo a tiempo para lucirlo en las últimas fiestas de este verano, vuelve la tendencia de maquillaje con la que nos enamoró Gisele Bündchen en los 90. Un efecto de sol con el que deslumbrar, tanto es su versión "nude" para el día como su versión más intensa para por la noche. 

En cuestiones de modas y tendencias las que más me gustan son las que vuelven. Demuestran ser auténticas, no solo un capricho pasajero pero a su vez dejan sitio para que podamos experimentar entre cada una de sus apariciones. Y eso es lo que ocurre con el maquillaje efecto “sun-kissed”. A mitad de los noventa lo conocimos gracias a la ascensión de modelos como Gisele Bündchen y hoy en día vuelve de la mano de actrices como Emily Ratajkowski. 

Es el maquillaje “nude” ideal de las noches de verano, muy sencillo de hacer y un acierto en cualquier tipo de pieles. Entonces, ¿cómo aprovechar el buen aspecto que tiene una piel cuidada en verano y sacar todo su potencial? ¡Os contamos cómo!

 

¿Cómo llevarlo a cabo? 

Lo primero tienes que tener en cuenta que este es un maquillaje que se centra en mantener una piel natural, luminosa y bronceada. Si eres de esas que aún no ha tenido un solo fin de semana para salir de la oficina y no ha sido bendecida con una piscina no te preocupes, podemos solucionar tu color lechuga fácilmente. Antes de comenzar a aplicar el maquillaje y después de la ducha con la piel seca extiende una nuez del gel autobronceador Insta Glow en cara y escote. Su fórmula especialmente diseñada para dar color de forma gradual te daba la base perfecta para lucir este look. 

Una vez se haya absorbido el gel empezamos aplicando corrector líquido para disimular pequeñas imperfecciones. Sé cauta y procura limitarte a las ojeras y poco más. Piensa que no utilizarás base, con lo que no te será tan fácil difuminar. A continuación coge la brocha y no te cortes, consigue el efecto buena cara a golpe de brochazo. Eso si, hazlo con cabeza. No estás pintando la pared de tu habitación, es tu cara! Asique coje la broncha y situalá en la mitad de la frente y traza un 3 en tu cara, bajando por las sienes, marcando el pómulo y bajando por la línea de la mandíbula hasta la barbilla. Lo mismo en ambos lados de la cara. A continuación aportemos luminosidad, sobre lo alto de las mejillas y la punta de la nariz. Por último, una de las claves de este look consiste en aplicar el colorete no solo en las mejillas sino también en la nariz para que parezca que te ha dado el sol en el rostro logrando buena cara de forma muy natural. Hasta aquí ya tendríamos ese efecto de sol en nuestra piel. 

Con este marco, recomendamos el uso de sombras marrones para potenciar la mirada. De esta forma se consiguen resaltar sin endurecer. En este caso prescindiremos de eyeliner, pero aplicaremos máscara de pestañas de forma sutil y especialmente en las puntas del rabillo del ojo, para alargarlo visualmente consiguiendo el efecto de ojo almendrado. Para enmarcar el ojo terminaremos peinando las cejas y fijándolas si queréis con un gel transparente. 

Para los labios aplicaremos o bien una barra hidratante que potencie el color de nuestros propios labios con un brillos sutil, o bien tonos nude y tierra. 


¿Y para un efecto más intenso? 

Para llevar este look a su máxima expresión puedes optar por llevar la gama de sombras de ojos hacia tonos teja u ocres, perfecto para las pieles más morenas o las intensas noches de verano. En este caso podemos utilizar sombras metalizadas tanto por el párpado superior como por el inferior, enmarcando el ojo. 

¿El no va más? 

Pequitas falsas sobre la nariz. Lo sé, puede parecerte algo absurdo, pero el efecto es de lo más favorecedor y dan un toque fresco y juvenil. Para lograrlas recomendamos que te hagan con un lapiz de ojos marrón de textura blanda y lo afiles bien. ¡Sin miedo!



Share: